Google+ Followers

domingo, 6 de junio de 2010

CORPUS CHRISTI


LA EUCARISTÍA EN TRES ACTOS
Primer acto: Moisés toma el libro de la alianza –lo que el Señor le había dicho y los mandamientos que le había dado- y lo lee al pueblo. El pueblo responde “obedeceremos, haremos todo lo que nos manda el Señor.
Segundo acto: (la escena tiene lugar en el Cenáculo). Cristo en la Última Cena les da a sus discípulos un mandamiento nuevo: “Ámense los unos a los otros como yo los he amado”
Tercer acto: (Época actual. Lugar, la Iglesia donde cada uno participa en la Misa los domingos u otros días). Se lee al pueblo lo que Dios ha dicho en el Antiguo y Nuevo Testamento y lo que Cristo manda en el Evangelio. Nosotros aceptamos esa palabra de Dios y nos comprometemos a cumplirla.
Conclusión: la Eucaristía es, pues, un compromiso. El compromiso de amarnos los unos a los otros como Cristo nos ama y de cumplir a lo largo de la semana lo que Dios nos dice en las lecturas de cada domingo.
SI NO COMEN USTEDES DE ESTE PAN, NO TENDRÁN VIDA.
Esa vida sobrenatural que nos comunica Cristo y que nos permite sonreír, a pesar de lo caro que está todo, de los salarios que no alcanzan para nada, de la salud que no está como para echarle porras.
Esa vida que nos da fuerzas para seguir siendo honrados en los negocios y responsables en el trabajo.
Esa vida que conserva lozano o que hace que vuelva a florecer el amor conyugal y la armonía familiar.
Esa vida que nos hace llevadera una enfermedad o la pérdida de un ser querido.
Esa vida que nos ayuda a superar rencores y a perdonar ofensas.
Esa vida que hace posible la fidelidad conyugal y la castidad prematrimonial.
Esa vida que nos hace fácil el sacrificarnos por los demás.
Esa vida cuya ausencia nos hace desesperarnos, angustiarnos, llevar a cabo acciones u omisiones que luego lamentamos; portarnos en muchas ocasiones como todo…menos como cristianos.
“PORQUE EL QUE COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE, PERMANECE EN MI Y YO EN ÉL”
“HAGAN ESTO EN MEMORIA MÍA”
Y ¿qué es ESTO que tenemos que hacer en memoria de Cristo?
En primer lugar, celebrar la Eucaristía que, según nos dice Pablo en la segunda lectura de hoy, fue lo que Cristo hizo: “tomó pan en sus manos, y pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo ‘Esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes’”.
En segundo lugar, entregarnos por los demás, porque si Cristo quiso que en cada Eucaristía comiéramos el cuerpo “que se  entrega por ustedes”, es porque evidentemente nosotros los cristianos, como efecto de esa comida, nos entreguemos por los demás.
Es decir, que entreguemos generosamente nuestro tiempo al cónyuge y a los hijos.
Que entreguemos nuestra ayuda económica, en la medida de nuestras posibilidades, a quienes no tienen o tienen muy poco.
Que entreguemos nuestro perdón al que nos ha ofendido.
Y es que no se puede comer el cuerpo “QUE SE ENTREGA” por todos los seres humanos…y vivir egoístamente para uno mismo.

Publicar un comentario