Google+ Followers

miércoles, 9 de junio de 2010

9. EL AMOR TIENE UN ROSTRO AMABLE


Piensa en una manera específica en la que te gustaría saludar hoy a tu pareja. Hazlo con una sonrisa y con entusiasmo. Después decídete a cambiar tu forma de saludarle para reflejar amor por él o ella. 



A lo largo de mi vida he aprendido a saludar efusivamente a las personas que quiero. Pero no lo aprendí en casa; en mi familia no se acostumbra. Así que para mí ha sido un verdadero desafío llevar hacia mi esposo esta costumbre que durante años he llevado con mis amigos y recientemente con mis hijas.
Me ha costado entender que la forma en que los esposos se saludan dice mucho de la relación que llevan. Y no es porque importe mucho que los demás "vean" esto. Es porque lo que más importa es que mi esposo lo vea y lo sienta.


Salúdense unos a otros con el beso fraterno. (1Pe. 5,14)
Publicar un comentario