Google+ Followers

jueves, 17 de junio de 2010

17. EL AMOR CULTIVA LA INTIMIDAD


Decídete firmemente a guardar los secretos de tu cónyuge (a menos que sean peligrosos para alguien) y ora por ellos. Habla con tu cónyuge y resuélvete a demostrarle amor a pesar de cualquier cosa. Realmente escúchale con atención cuando él o ella comparta sus pensamientos y conflictos íntimos contigo. Haz que se sienta seguro (a). 

Uno de los grandes problemas que tuvimos al principio de nuestro matrimonio, mi esposo y yo, fueron precisamente las indiscreciones de uno y el orgullo e incapacidad para perdonar del otro.
Tuvimos que aprender de una manera muy dura y desgastante para nosotros, que la initmidad en un matrimonio es una parte importante y básica de éste. Que no podemos ir por ahí contando nuestras cosas, por muy amigos que sean quienes estén dispuestos a escucharnos. Hoy por hoy, hemos superado estos aspectos gracias a Dios y a la comunicación que hemos desarrollado; también a la amarga experiencia que vivimos hace 15 años.



Yo soy de mi amado y mi amado es mío. (Cantar de los Cantares 6:3)
Publicar un comentario