Google+ Followers

lunes, 18 de enero de 2016

UN DOMINGO DE VINO NUEVO



De manera regular, yo creo que las lecturas en la Santa Misa SIEMPRE tienen  algo que decirnos, pero lo que sucedió con las de este domingo me han dejado el alma llena  y el corazón rebosando de alegría.
Primero que nada, tuvimos la misa para celebrar el cambio de equipo de sector del MFC y recibimos esto en la segunda lectura:
“Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común” (Corintios 14, 4-7)
Y es increíble que nos diga esto el Señor tan directamente, ya que precisamente de esto se trata el hecho de trabajar para el MFC, cada quién en lo suyo, cada quién en su área, trabajando para el bien común: dar a conocer el Reino de Dios.
Parte del equipo del Sector Veracruz Sur
Todos tenemos “un don”, que fue dado precisamente por Dios y Él nos está pidiendo que pongamos ese don a Su servicio, por eso, desde nuestra humilde trinchera, veremos la forma de cooperar de la mejor manera posible para ponernos en Sus manos y permitirnos ser sus instrumentos y que se manifieste el Espíritu para el bien común.
Por otro lado, aunque el Evangelio nos toca fuertemente los corazones porque somos un movimiento familiar cuya base por supuesto es el matrimonio, ha resultado la “diosidencia” de que hoy celebramos el aniversario número 62 de mis señores padres. Y como es natural, hemos acudido a dar gracias a Dios por esto.
El Evangelio nos habla de las bodas de Caná y aunque ya es bastante conocida la relación que hay entre la Palabra de Dios y la manera en que debemos de llevar un matrimonio santo, la verdad es que cada vez que la escuchamos, el Señor se las arregla para decirnos algo nuevo.
Para beneplácito nuestro, el sacerdote que ofició nos ha dado un sermón hermoso, resaltando los ingredientes que cada matrimonio debe tener y además, la manera en que están relacionados Jesús y María con nosotros.
Ya tenemos muy sabido que gracias a María y a su intercesión, Jesús obró su primer milagro aun cuando “no era su hora”, pero María nos dejó un mandato hermoso: “hagan lo que Él les diga”. Y cuando Jesús convirtió el agua en vino, al final del Evangelio se lee “y sus discípulos creyeron en Él”.
La manera en que debemos llevar esto a nuestro matrimonio es a tomar el modelo de obediencia de Jesús hacia su madre, el modelo de cuidado y protección de María hacia los novios y como esposos, ser el ejemplo que permita a nuestros hijos, los “discípulos” que con nuestro testimonio, crean en Él, se acerquen a Él y decidan seguirlo siempre.
Damos gracias a Dios que nos permite seguir aprendiendo, seguir reflexionando, seguir renovando nuestros votos cada vez que escuchamos a servidores suyos como estos sacerdotes que nos hablan fuerte y claro acerca de la Palabra y la ponen a nuestro alcance y entendimiento.
Ciertamente no ha sido un camino fácil; ha habido muchas altas y bajas, muchos momentos difíciles, pero el amor, el cariño, la comprensión, la paciencia ha hecho que esos momentos pasen a segundo término porque a la luz de estos 62 años, para ellos hay muchas cosas que han “desaparecido del mapa” para dejar solamente los momentos importantes, los significativos, los que han contribuido a formar un matrimonio fuerte, sólido y ejemplar para muchos de nosotros.


Gracias a Dios por estos 62 años; gracias a Dios por mis padres, por su salud, por su entrega, por sus errores, por su buen humor, por sus fortalezas, por sus carencias, por su alegría, por sus enseñanzas, por su ayuda, por su solidaridad, por su confianza, por ser ellos y por estar en nuestras vidas siempre presentes, siempre sosteniéndonos.

viernes, 7 de noviembre de 2014

EL ADMINISTRADOR ASTUTO




"Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente, que los hijos de la luz"
(Lucas 16, 8)

Un viajero llegó a una posada en una noche de las más frías de diciembre, y al pasar por la cocina vio que todos los asientos estaban ocupados por la mucha gente que había alrededor del fuego; el no poder acercarse a calentarse un poco, lo fastidió bastante.
-- ¡Mozo! --dijo en voz alta al criado-, darás al momento a mi caballo, dos docenas de ostras. 
El mozo obedeció; y todas las personas que estaban en posesión de la lumbre no pudieron resistir el deseo de ver un animal tan extraordinario: se levantaron y marcharon en tropel hacia la caballeriza. Entretanto, el viajero tomó el mejor asiento junto al fuego, y un instante después, llegó el mozo a decirle, seguido de los curiosos, que el caballo no quería comer las ostras.
-- ¡Cómo! ¿No las quiere?  -pregunta muy serio el viajero-.  pues pónmelas aquí en la mesa y me las comeré yo a su salud. 

Cristo no dice que haya que hacer lo que hizo el administrador, o lo que hizo el hombre rico, o lo que hicieron los que falsificaron los recibos en el Evangelio; simplemente dijo: "Miren, dénse cuenta de cómo ellos obran".
Hay que descubrir qué podemos aprender de eso y mirarlos con esos ojos nuevos que nos da Cristo,  para poder encontrar en ellos también, cosas que llevar a nuestra vida.
Los tiempos en los que estamos, van a necesitar que nosotros hagamos ese ejercicio; tenemos que ser creativos en muchas cosas, encontrando caminos nuevos en la meditación, la oración, la evangelización de otros grupos, asociaciones fuera de la Iglesia, etc. para hacer presente la riqueza del Evangelio.

(Tomado de 5 Minutos de oración en el hogar)

Jesús no se preocupa por calificar las incorrecciones del mayordomo, sino que destaca su inteligencia para asegurar su porvenir; este hombre supo descubrir a tiempo que los amigos duran más que el dinero. Asimismo, los hijos de la luz deben quitar al dinero su aureola de bien supremo. Pues aparentemente el dinero, puesto en un lugar seguro, es el medio para asegurar nuestra existencia y nuestro porvenir.
Pero por el contrario, Jesús nos pide que pongamos el dinero en circulación, y que lo cambiemos sin vacilar, por algo más precioso como son los lazos de mutuo agradecimiento.
No somos propietarios, sino mayordomos de nuestros bienes, y los debemos administrar para bien de todos. El dinero no es algo malo, siempre que lo usemos como un medio que facilite los intercambios.


(Comentario al calce de la Biblia Latinoamerica)

EN LOS TIEMPOS DE OSCURIDAD

 


(Ciudad del Vaticano, 30 de Septiembre de 2014)

Las pruebas
Job fue puesto a prueba. Perdió toda su familia; perdió todos sus bienes; perdió la salud y todo su cuerpo se convirtió en una llaga, una llaga asquerosa. En aquel momento perdió la paciencia y dijo esas cosas feas. Pero él estaba acostumbrado a hablar con la verdad y esa es la verdad que él siente en aquel momento. También Jeremías usa casi las mismas palabras: "¡Maldito el día en que nací!". ¿Pero este hombre blasfema? Es la pregunta que hago. Este hombre que está solo, así, en ese momento, ¿blasfema?”.
¿Acaso Jesús blasfemó?
Jesús, cuando se lamenta: "Padre, ¡por qué me has abandonado!" ¿blasfema? El misterio es éste. Tantas veces yo he escuchado a personas que están viviendo situaciones difíciles, dolorosas, que han perdido tanto o se sienten solas y abandonadas y vienen a lamentarse y hacen estas preguntas: ¿Por qué? ¿Por qué? Se rebelan contra Dios. Y yo digo: "Sigue rezando así, porque también ésta es una oración". Era una oración cuando Jesús dijo a su Padre: "¡Por qué me has abandonado!"

Es una oración la que hace Job aquí. Porque rezar es llegar a ser verdad ante Dios. Y Job no podía rezar de otro modo. Se reza con la realidad la verdadera oración viene del corazón, del momento que uno vive. Es la oración de los momentos de oscuridad, de los momentos de la vida donde no hay esperanza, donde no se ve el horizonte.
Hoy en día, mucha gente vive la situación de Job
Y tanta gente, tanta hoy, está en la situación de Job. Tanta gente buena, como Job, no entiende lo que le ha sucedido, porqué es así. Tantos hermanos y hermanas que no tienen esperanza. Pensemos en las tragedias, en las grandes tragedias, por ejemplo estos hermanos nuestros que por ser cristianos son echados de sus casas y pierden todo: "Pero, Señor, yo he creído en ti. ¿Por qué? ¿Creer en Ti es una maldición, Señor?".
Pensemos en los ancianos dejados de lado, pensemos en los enfermos, en tanta gente sola, en los hospitales. Para toda esta gente, y también para nosotros cuando vamos por el camino de la oscuridad, la Iglesia reza. ¡La Iglesia reza! Y toma sobre sí este dolor y reza. Y nosotros, sin enfermedades, sin hambre, sin necesidades importantes, cuando tenemos un poco de oscuridad en el alma, nos creemos mártires y dejamos de rezar. Y hay quien dice: "¡Estoy enojado con Dios, no voy más a Misa!". Pero, ¿por qué? La respuesta, dijo, es por una cosa pequeñita.
Ejemplo de santidad

Santa Teresita del Niño Jesús, en los últimos meses de su vida, trataba de pensar en el cielo, y sentía dentro de sí como si una voz le dijera: "Pero no seas tonta, no te crees fantasías. ¿Sabes qué cosa te espera? ¡Nada!".
Tantas veces pasamos por esta situación, vivimos esta situación. Y tanta gente que cree que terminará en la nada. Y ella, Santa Teresa, rezaba y pedía fuerza para ir adelante, en la oscuridad. Esto se llama entrar en paciencia. Nuestra vida es demasiado fácil, nuestros lamentos son lamentos teatrales. Ante éstos, ante estos lamentos de tanta gente, de tantos hermanos y hermanas que están en la oscuridad, que prácticamente han perdido la memoria, la esperanza, que viven ese exilio de sí mismos, son exiliados, también de sí mismos, ¡nada! Y Jesús ha hecho este camino: de la noche al Monte de los Olivos hasta la última palabra de la Cruz: "Padre, ¡por qué me has abandonado!"

Quiero decirles por último dos cosas que pueden servir.
  1. Primero: prepararse, para cuando vendrá la oscuridad, que quizá no sea tan dura como la de Job, si bien, dijo tendremos un tiempo de oscuridad. Preparar el corazón para aquel momento.
  2. Segundo: Rezar, como reza la Iglesia, con la Iglesia por tantos hermanos y hermanas que padecen el exilio de sí mismos, en la oscuridad y en el sufrimiento, sin esperanza a la mano. Es la oración de la Iglesia, por estos tantos "Jesús" que sufren, que están por doquier.

jueves, 6 de noviembre de 2014

16 VENTAJAS DE SER UN AMANTE DE LA LECTURA


 Leer es un excelente pasatiempo; eso no es ningún secreto. Pero, a veces, al final de un largo día, es más fácil encender la tele que abrir la novela que tanto te apetecía empezar. ¡No te dejes disuadir! Ser un amante de los libros tiene ventajas muy importantes. Podemos empezar por estas dieciséis:
1. Nunca estás aburrido. ¿Transporte público? Coges un libro. ¿Sala de espera en el médico? Coges un libro. ¿Tus amigos te ignoran porque “nunca sales” y “siempre estás muy ocupado leyendo”? Puedes imaginarte la respuesta: coges un libro.
2. Tienes un sistema bien definido para filtrar a tus citas, aunque también puede ser un inconveniente... La frase "no me gusta leer" es una sentencia de muerte para cualquier relación, a pesar de que todo lo demás vaya bien.
3. Mientras todo el mundo se limita a vivir una vida (probablemente aburrida), tú experimentas cientos de ellas y tienes acceso a la conciencia de miles de personas. Es como la telepatía, pero mejor.
4. Aprendes al mismo tiempo que te ejercitas. Y con ejercicio, nos referimos a sostener un libro en la cama. Tus brazos adquieren una fuerza impresionante.
5. Puedes comentar los mejores best sellers incluso antes de que hayan salido.
6. Tienes la cita perfecta para cada situación. La de ahora mismo sería: "Los libros son la magia más portátil que existe" (Stephen King, Mientras escribo).
7. Asimismo, tienes la palabra perfecta para describir cada momento. Tu vocabulario es estelar.
8. La gente no tiene que pensar demasiado a la hora de hacerte un regalo.
9. Los diferentes enfoques que muestran los personajes te sirven básicamente de terapia gratuita; estás continuamente recibiendo consejos sobre cómo vivir bien.
10. Si te quedas sin cobertura o se va la señal de Internet por inclemencias meteorológicas, no hay problema. De todas formas, tú tenías pensado quedarte leyendo esa noche.
11. Un mejor lector es un mejor escritor.
12. Tienes en tu poder un sinfín de temas de conversación.
13. No tienes que comerte la cabeza por la decoración de tu casa; tu colección de libros tiene la solución.
14. Has leído tantos libros que eres capaz de llenar tu propia vida de emoción y drama.
15. Según un reciente estudio, la lectura mejora la conectividad cerebral. Es cierto; se ha demostrado científicamente que leer te hace más inteligente.
16. Puedes viajar a cualquier punto del mundo, del pasado y del presente . Puedes ser testigo de todo un siglo de la historia en Colombia o de las relaciones que tenían los ciudadanos en la Inglaterra isabelina.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

DESCONFIANZA EN EL PARAÍSO


En el paraíso se encontraban Adán y Eva.

Adán siempre salía a trabajar y llegaba tarde, todos los días era la misma historia.
- Como estoy solo debo hacer todos los trabajos y me lleva mucho tiempo - decía Adán -.
Eva comenzó a sospechar que andaba merodeando a otra mujer y le dijo:
- Estás con otra y lo sé todo.

Adán riéndose a carcajadas le dijo:
- Estás loca, tú eres la única mujer en toda la creación; y se fueron a dormir.
A media noche Adán se despierta abruptamente al sentir que algo punzante le pinchaba el pecho en varios lugares y ve a Eva sobre él y le pregunta:
- ¿Qué haces?.
Y ella le contesta:
- ¡Contándote las costillas!.