Google+ Followers

lunes, 28 de junio de 2010

28. EL AMOR HACE SACRIFICIOS


¿Cuál es una de las más grandes necesidades en la vida de tu cónyuge en estos momentos? ¿Hay alguna carga que podrías quitar de sus hombros el día de hoy y compartir con él (ella) un acto de sacrificio? Si la necesidad es grande o pequeña, proponte hacer lo que sea necesario para solucionarlo.
Una de las preguntas que debería estar siempre en nuestros labios es "¿Cómo puedo ayudarte?", "¿Qué puedo hacer por ti?"
Sabemos que no podemos ir por la vida adivinando lo que nuestro cónyuge necesita, corremos el riesgo de entender cosas diferentes o de plano de ni siquiera ver lo que más necesita en ese momento. Preguntar es la mejor y más clara solución y estar dispuesto siempre a quitar cargas de los hombros del otro.
Lleven las cargas unos de otros, 
y así cumplirán la ley de Cristo.
Gálatas 6, 2
Publicar un comentario