Google+ Followers

miércoles, 9 de marzo de 2011

NADA ES MÁS IMPORTANTE QUE JESÚS

Hace unas horas fuimos a la iglesia a recibir la Ceniza mis niñas y yo. Y sin saber ni haber leído este artículo, me he dado cuenta que por lo menos no estamos tan tirados a la calle, ya que, efectivamente, tal como nos lo cuenta el escrito, de unas 150 personas que estábamos en esos momentos en el templo, sólo mis hijas y yo nos detuvimos ante el Santísimo. Claro, tampoco es para pararme el cuello, pues sólo le expliqué a mis pequeñas que ahí estaba Jesús y que cuando pasáramos le teníamos que saludar. Les expliqué lo de la seña de la luz, para saber si el Señor está o no dentro del Sagrario y "lo saludamos". Y anoche que fuimos al acto penitencial, pues fue ahí donde nuestras hijas nos vieron ir a reflexionar y cumplir nuestra penitencia.
Pero es importante saber y demostrar que nada de lo que nos rodea, incluso dentro del mismo templo, es más importante que Jesús, que nos espera siempre, pacientemente, a que nos detengamos unos minutos frente a Él.
Publicar un comentario