Google+ Followers

lunes, 1 de marzo de 2010

¿Cariño on-line?

Para muchos es prácticamente imposible. Se mantienen alejados, terriblemente apanicados por todos los peligros que acechan en el ciberespacio (no les falta razón, ciertamente). Pero el mantenerse detrás de la línea del temor también impide de repente conocer a tantas personas inteligentes, afectuosas, valientes, capaces, con un corazón de oro.
A pesar de que yo también sufro de paranoia, me congratulo mucho de haber conocido a muchos de los amigos que tengo por internet.
No es raro encontrarme con rostros y miradas de duda, cada vez que hablo de algún amigo en otras partes de México, Europa o Suramérica. Las personas se me quedan mirando con cara de “What?”, pensando tal vez que no se puede desarrollar una amistad y mucho menos afecto, a través de una pantalla y un teclado de computadora.
Sin embargo, en estas últimas horas, hemos podido palpar el cariño y la preocupación honesta que sentimos muchos por nuestra compañera bloguera Alemamá, quien no había tenido oportunidad de “reportarse” debido al corte de electricidad en su localidad chilena.
Seguro ella se ha sentido reconfortada, pero los demás compañeros no nos quedamos atrás, al poder ser testigos del despliegue de mensajes de afecto, solidaridad y preocupación que se vertieron en su blog.
Hoy por hoy, me convenzo de que muchas veces no es necesario ver a los ojos de las personas ni escuchar su voz ni tocar su piel, para darse cuenta de la calidad y la calidez que hay en ella.
Ale: como te lo dije en tu blog, estoy muy contenta de saberte bien a ti y a tu familia; y sé que no es necesario decir que esta pequeña comunidad bloguera se mantendrá unida en oración por ti y tus compatriotas más perjudicados, sin embargo lo menciono para que sirva de testimonio ante todos aquellos que todavía ponen dudas, a los que sólo “hablan y hablan” sin interactuar, a los que sólo se la pasan en el relajo, los insultos, perversiones y las conversaciones insulsas.
¡Claro que se puede sentir cariño on-line!
Publicar un comentario