Google+ Followers

miércoles, 26 de mayo de 2010

26. Y GUARDABA ESAS COSAS EN SU CORAZÓN




LO QUE MARÍA GUARDABA EN SU CORAZÓN:

…que Dios la había elegido para que fuera la madre de Su Hijo.
…que el Hijo de Dios se había hecho hombre para redimirnos a todos.
…que por todo eso que ocurrió en aquella primera Navidad, todos los seres humanos nos convertimos en hermanos de Jesucristo y en hermanos los unos de los otros.
…que a los primeros que quiso manifestarse Jesucristo fue a los pastores es decir, a los sencillos y a los que no valían nada a los ojos del mundo.
Que maría, Madre de Dios y Madre nuestra, nos ayude a nosotros a no olvidar todo esto para que no vivamos nuestra vida…
…olvidándonos poco a poco de que Cristo vino a salvarnos y a darnos ejemplo de cómo vivir.
…olvidándonos, conforme pasa el tiempo, de aquellos fraternales sentimientos que sentimos en Navidad.
…olvidándonos de la íntima ternura que nos inspiraba la pobreza de María y de su Hijo, dejándonos invadir, día a día, del ansia de poseer cada vez más cosas.
Que Nuestra Señora de la Buena Memoria, nos ayude a volver a nuestros respectivos campos de trabajo –como los pastores a los suyos-, alabando a Dios con los labios, pero sobre todo con nuestra vida diaria.
VASO ESPIRITUAL
 ¡OH SEÑORA MÍA, Oh Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti; y en prueba de mi amor de hijo te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, Madre buena, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén
Tomado del Misal anual 2002

Publicar un comentario