Google+ Followers

jueves, 28 de marzo de 2013

Y LO SIGUIERON SUS DISCÍPULOS

¡Me dice tanto esta imagen acompañando al versículo del Evangelio!


Los discípulos lo siguieron, como de costumbre. Pero apenas aprehendieron a Jesús, el miedo pudo más y salieron despavoridos por distintos rumbos.
Ahora ya sé que al final, Pedro lo siguió a la distancia, Juan también y hasta los pies de la Cruz, pero en aquel momento ¡qué solo dejaron al Señor!
Y me da por pensar que yo muchas veces lo he dejado solo; que cuando he señalado a los apostóles por haberlo hecho, no me he dado cuenta de que yo, en muchas ocasiones, ni siquiera lo acompaño hacia el monte a orar; que estoy dormida permanentemente y que al menor inconveniente, salgo más veloz que cualquiera de ellos.
A veces me siento como aquellos que en el monte Tabor se sentían super a gusto y querían quedarse ahí a vivir, pero que en el Monte Calvario brillaron por su ausencia.


Publicar un comentario