Google+ Followers

viernes, 8 de marzo de 2013

ABOGANDO POR LOS JUSTOS



Una de las historias del Génesis nos muestra como Abraham, el padre de la fe, llamado así por su gran confianza en la misericordia del Señor, “negocia” con Dios los pocos o muchos inocentes que pudiera haber en la ciudad de Sodoma.

20 --Además Yahvé dijo--: Ciertamente el clamor de Sodoma y de Gomorra es grande, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo.
 21 Descenderé, pues, para ver si han consumado su maldad, Según el clamor que ha llegado hasta Mí; y si no, lo sabré.
 22 Los hombres partieron de Allí y se fueron a Sodoma. Pero Abraham Quedó Todavía delante de Yahvé.
 23 Entonces Abraham se Acercó y dijo: --¿Destruirás también al justo con el culpable?
 24 Quizás haya cincuenta justos dentro de la ciudad; ¿la Destruirás con todo y no Perdonarás el lugar por causa de los cincuenta justos que estén dentro de ella?

 25 Lejos esté de ti hacer tal cosa: hacer morir al justo con el culpable, y que el justo sea tratado como el culpable. ¡Lejos esté de ti! El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?
 26 Entonces Respondió Yahvé: --Si hallo en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré todo el lugar en Consideración a ellos.
 27 Intervino Abraham y dijo: --He Aquí, ya que he comenzado a hablar con mi Señor, a pesar de que soy polvo y ceniza,
 28 Quizás falten cinco para ser cincuenta justos. ¿Destruirás por aquellos cinco toda la ciudad? Le Respondió: --No la destruiré, si encuentro Allí cuarenta y cinco.
 29 Volvió a hablarle diciendo: --Quizás se encuentren Allí cuarenta... Y Respondió: --No lo haré en Consideración a los cuarenta.
 30 Abraham le dijo: --Por favor, no se enoje mi Señor si hablo: Quizás se encuentren Allí treinta... Y Respondió: --No lo haré, si encuentro Allí treinta.
 31 Y dijo: --He Aquí, ya que he empezado a hablar a mi Señor, Quizás se encuentren Allí veinte... Y Respondió: --No la destruiré en Consideración a los veinte.
 32 Volvió a decir: --Por favor, no se enoje mi Señor, si hablo Sólo una vez Más: Quizás se encuentren Allí diez... Y Respondió: --No la destruiré en Consideración a los diez.
 33 Y Yahvé se fue luego que Acabó de hablar con Abraham. Y Abraham Regresó a su lugar.

A mí, este pasaje me enseña que, por más que un ambiente se vea colmado por el pecado, cubierto de lodo e irremediablemente perdido a los ojos de todos, la justica del Señor siempre prevalecerá y soy yo, en la figura de Abraham, quien debe rogar, pedir, orar, comprender, ayudar e interceder por todos ellos ante Dios nuestro Señor.

Hay quien dice que la Iglesia está podrida y no se tientan el corazón –como si lo tuvieran tan blanco- para señalar, acusar, denigrar y condenar a TODOS, barriendo en sus juicios con justos y pecadores. Actuamos totalmente al revés de nuestro padre Abraham, que lejos de condenar a la mayoría de los habitantes de Sodoma, intervino a favor de los escasos justos que hubiera ahí.
Nosotros, ¿oramos por nuestra Iglesia a favor de los “pocos” justos que haya en ella? ¿Cuántas veces al mes hablas de las cosas buenas que has obtenido de la Iglesia y de Jesús? ¿Cuántas veces publicas cosas buenas acerca de lo que has aprendido y recibido en bendiciones? Y sin embargo, ¿con qué frecuencia o facilidad publicas cosas en contra de los ministros de la Iglesia, de los diferentes movimientos u órdenes religiosas? ¿Cuántas veces haces oración por los sacerdotes, religiosos y religiosas, pastores y líderes espirituales de todas las creencias? Porque supongo que sabrás que en todos lados hay personas que han perdido la brújula de la fe. ¿Será acaso que al criticar, atacar, señalar sin siquiera ayudar o difundir en igual medida las virtudes de la misma Iglesia, estás tratando de “pintar tu raya” para que no te “confundan con tanto pecador”?

Publicar un comentario