Google+ Followers

sábado, 26 de diciembre de 2009

A SACAR DE DONDE NO HAY



¡Estoy furiosa! ¿De qué nos sirve a los mexicanos tener la prestación del aguinaldo, si los demás hacen hasta lo imposible por arrebatárnoslo?
Para aquellos que no sepan, en México hay una prestación por ley que se llama aguinaldo y consiste en dar a los empleados una quincena más aparte de la ya trabajada. Si el empleado gana 5 mil pesos quincenales, el 15 de diciembre le darán 10 mil, su quincena más su aguinaldo.
En teoría esta prestación debe utilizarse para cosas útiles: comprar ropa, salir de deudas, ahorrar, etc. pero la mayoría lo gastan en regalos, cena de Navidad y cosas superfluas. Eso sin contar con todas las cosas que hay que pagar “voluntariamente a fuerzas”.
En las escuelas de mis hijas es “tanto ($) para el regalito que su hija va a realizar”, “tanto ($) para el trajecito de la pastorela que su hijito necesita”, “tanto ($) para comprar los dulces de la posada de su hija”, “tanto ($) para pagar la niñera de los niños dos semanas por adelantado”. Y eso es sólo con una, ahora yo lo debo multiplicar por dos.
Y lo peor es que nosotros no recibimos aguinaldo y el trabajo ha ido de mal en peor. Así que nos toca sacar hasta de donde no tenemos. ¡¡Qué cosas!!

jueves, 24 de diciembre de 2009

A MIS COMPAÑEROS DE BITÁCORA

Un saludo y un DESEO para todos aquellos que comparten esta aventura en la blogósfera.

¿Qué podría decirte que no te haya dicho ya?
Deseo solo cosas buenas para ti y para mí.
Deseo que Jesús nazca en nuestros corazones y los encuentre tan limpios, tan acogedores que se quede a vivir para siempre ahí.  
Deseo que la estrella de Belén ilumine nuestras vidas y nos lleve siempre por el camino a Jesús.
Deseo que la humildad y la fe de los pastores se hagan patentes en nuestras vidas para reconocer la divinidad de Jesús y buscarlo sin descanso para rendirnos a Sus pies.
Deseo que, al igual que los Reyes Magos, aprendamos a separarnos de las cosas materiales y ofrezcamos al Único Rey, al más Grande, al Niño Dios, nuestra vida, nuestros actos y nuestro corazón.
Deseo que todos los dias de nuestras vidas sean una Navidad eterna para nosotros, los que nos rodean y todos nuestros seres queridos.
¡¡FELÍZ NAVIDAD!!

"JESÚS ES EL MOTIVO DE CELEBRAR LA NAVIDAD"

viernes, 18 de diciembre de 2009

LA RAMA (TRADICIONES DECEMBRINAS II)



Ahora toca el turno a dos de las tradiciones más arraigadas en el Puerto de Veracruz. Primero comenzamos por La Rama. Se dice que esta tradición tiene alrededor de 400 años y comenzó en la época colonial cuando los primeros evangelizadores trataron de inculcar en los indígenas la historia del nacimiento de Jesús. De esta manera, la tradición que tenían los aztecas de hacer cantos para la venida de su dios Huitzilopochtli fue fusionada con cantos que contaran la historia de los peregrinos de Belén. Los misioneros españoles empezaron a difundir la religión cristiana, utilizando en las festividades religiosas, hachones, velas de cera, faroles con armadura de metal o de madera, que en la Nueva España se sustituyeron con varas de la flor del maguey.
El 16 de diciembre, con el inicio de las posadas, comienzan también los cantos nocturnos de la rama. Hace algunos años, cuando estaba en mi grupo parroquial, nos llegábamos a juntar hasta treinta jóvenes con guitarras, panderos, claves, flauta, y hasta un contrabajo para salir a cantar la rama. Escogíamos una rama grande y frondosa que se pudiera adornar bonito. Le colgábamos farolitos de papel, flores y adornos diversos y salíamos a cantar casa por casa, compartiendo, además de la tradición jarocha, la buena nueva del nacimiento de Jesús. Nosotros además, conscientes de lo que verdaderamente se celebra en estas fechas, acostumbrábamos cantar dos o tres villancicos como regalo para los habitantes de la casa, pero también para los vecinos y amigos que se reunían para escucharnos. De manera tradicional, cuando el grupo de La Rama termina de cantar, los de casa le regalan unas monedas como cooperación. Nosotros en el grupo ocupábamos ese dinero para hacer nuestra cena de Navidad o para hacer donaciones de víveres o ropa.
En la actualidad, salimos un grupo pequeño de amigas y lo hacemos sólo por mantener la tradición e inculcársela a los pequeños. El dinero que obtenemos lo aprovechan las niñas y se ocupa para pagar la gasolina del vehículo.


Los principales versos de la rama tradicional son:


Blancas azucenas, bellos girasoles
Mas linda es la Virgen que todas las flores
Blancas azucenas, bellos girasoles
Mas linda es la Virgen que todas las flores

A las Buenas noches ya estamos aquí,
aquí está la rama que les prometí;
que les prometí venir a cantar,
denme su licencia para comenzar

Blancas azucenas, bellos girasoles
Mas linda es la Virgen que todas las flores
Blancas azucenas, bellos girasoles
Mas linda es la Virgen que todas las flores

Al final se canta la copla de despedida.


Ya se va la rama muy agradecida
Porque en esta casa fue bien recibida.
Ya se va la rama por la oscuridad
Y a usted le deseamos feliz Navidad.


Por desgracia hay muchas personas que no toman muy en serio la importancia del mensaje que se quiere comunicar y con tal de visitar más casas (y por ende, obtener más dinero) en una noche van a cantar a la carrera sin dar oportunidad a los de casa de salir y disfrutar ni de entender qué es lo que se está cantando. De la misma manera inventan unas estrofas que no tienen nada que ver con el pasaje de Belén y distan mucho de llevar buenos mensajes.


miércoles, 16 de diciembre de 2009

LA VOZ DEL CORAZÓN




En la Clínica de un famoso cirujano cardiólogo, entra la secretaria al consultorio de éste y le anuncia que un viejecito, muy pobre, deseaba consultarle, recomendado por un médico del hospital público.


El médico le dice que hablará con él una vez que haya atendido a todos los clientes con cita médica.


Después de dos horas de espera, el médico recibe al anciano y éste le explica la razón de su visita:
- 'El médico del hospital público me ha enviado a usted porque únicamente un medico de su prestigio podría solucionar mi problema cardíaco y, en su clínica poseen equipos suficientes como para llevar a cabo esta operación'.


El médico ve los estudios y coincide con el colega del hospital. Le pregunta al viejito con qué Compañía de Seguros se haría operar. Este le contesta.... 'Ahí está el problema Dr. Yo no tengo seguro social y tampoco dinero. Como verá, soy muy pobre y para peor, sin familia... Lo que pido, sé que es mucho, pero tal vez entre sus colegas y usted puedan ayudarme...'.


El médico no lo dejó terminar la frase. Estaba indignado con su colega del hospital. Lo envió de regreso con una nota explicándole que su 'Clínica era Privada y de mucho prestigio, por lo tanto no podía acceder a su pedido'. El había estudiado y trabajado duramente estos años para abrir su clínica y ganar el prestigio y los bienes que tenía.


Cuando el anciano se retiró. El médico se percató de que éste había olvidado una carpeta con unas poesías y una frase suelta que le llamó mucho la atención. La frase decía: 'El órgano que mejor habla es el corazón' y firmaba Hermógenes Fauvert. Esta frase le gustó mucho al médico, pero lo que más le gustó fue el nombre del autor de la frase, Hermógenes Fauvert.


Le hacía recordar su juventud, pues, en primaria, la maestra les leía sus hermosos cuentos infantiles. En la secundaria, la profesora de Literatura les enseñaba bellísimas poesías y fue con una de ellas que, al dedicarle a una de sus compañeras, se enamoró y esta fue su primera novia. 'Cómo olvidar todo eso si fue parte de lo mejor de su infancia'.


A la semana siguiente, al finalizar la jornada, la secretaria entró al consultorio con el periódico vespertino y compungida le dijo al médico, '¿Se ha enterado, doctor? Hoy han encontrado muerto a 'Hermógenes Fauvert' en un banco de la Plaza del Ayuntamiento, tenía 88 años el pobre'. El médico suspiró de pena y contestó:.'Hombres como él no deberían morir nunca. Que Dios lo tenga en Paz, me hubiera gustado conocerlo.... '


Pero, ¡cómo!..... ¿no lo recuerda?', le dice la secretaria y mostrándole la fotografía del periódico le dice: 'Era el pobre viejecito que vino la semana pasada a consultarle. Era un conocido escritor, solitario y bohemio. No tenía parientes y...'. El médico no la dejó terminar. Le pidió que se retirase y sentándose con los brazos cruzados en el escritorio, lloró.


Lloró como nunca lo había hecho, como el niño que llevaba escondido en su alma. Largo tiempo estuvo en el silencio de su consultorio. Luego, mientras secaba las lágrimas de su escritorio, sacó delicadamente la imagen de Cristo que estaba debajo del cristal y, después de besarla, la guardó en un cajón mientras decía 'Perdón Señor, no soy digno de Ti, no soy digno de que Me mires. Todo lo que tengo, Te lo debo. Me enviaste a un pobre y me habló con la voz del corazón. Yo lo escuché con el oído del egoísmo.... mi vergüenza es grande.... Perdóname Señor'.


Con el correr de los años, la 'Clínica Hermógenes Fauvert', como se denomina desde entonces, se hizo muy famosa. El médico habilitó un sector para la atención de los pacientes sin seguro médico y él personalmente practica las operaciones.


¡Cuántas veces nos habrá pasado lo mismo a nosotros! Nos han hablado con la voz del corazón y no hemos oído.... hemos sido egoístas con nuestros hermanos....


Pidámosle a Dios que no nos pase como a este pobre médico.... que habiendo curado tantos corazones, no ha sabido 'escuchar al suyo...'.

PREPARATIVOS


Comienzan los preparativos para la celebración de la Navidad; y muchos nos entretenemos demasiado en cosas como qué tipo de alimentos tendremos en la cena, los invitados, la vajilla, los adornos del arbolito, qué regalos compraremos, cuándo y dónde, la ropa que usaremos, los zapatos que llevaremos, etc. pero muchas veces dejamos para el final el preparativo más importante de todos: disponer nuestro corazón para el nacimiento de Jesús. El 24 por la noche corremos a misa para “prepararnos” espiritualmente, pero en nuestra mente rondan todavía los últimos preparativos que todavía están pendientes.
Este año, una vez más, tenemos la oportunidad de prepararnos con tiempo, poco a poco para tener ese pesebre espiritual que llevamos en el pecho y tenerlo listo para ese pequeño niño.
¿Cómo te preparas tú para celebrar la Navidad?

TRADICIONES DECEMBRINAS -LAS POSADAS-


Durante este mes, en muchas partes del mundo, se realizan fiestas y tradiciones que nutren la cultura de los pueblos y reflejan su identidad.
México no es la excepción. Antes de llegar a la fiesta por excelencia de los cristianos, permítanme compartir con todos algunas de las tradiciones más representativas de mi región.


La primera es a nivel nacional y se trata de las famosas posadas que comienzan a festejarse a partir del 16 de diciembre.
La posada tradicional que yo conocí, es la que se realiza en la Iglesia. Durante los días del 16 al 24 de diciembre se conforman “los peregrinos”, que son las imágenes de José y María ya sea en figuritas de cerámica o con personas caracterizadas. Después se visita una casa donde se cantan las letanías: coplas que nos recuerdan los problemas que tuvieron José y María para encontrar albergue en la aldea de Belén.
Se colocan los peregrinos con un grupo de personas en el lado de afuera de la casa y por el lado de adentro se coloca otro grupo de personas representando a todos aquellos que no tuvieron lugar para hospedar a la Sagrada Familia y se entona el siguiente canto para pedir posada.
Afuera: En el nombre del cielo os pido posada pues no puede andar mi esposa amada.
Adentro: Aquí no es mesón sigan adelante yo no debo abrir no sea algún tunante.
Afuera: No seas inhumano tennos caridad que el Dios de los cielos te lo premiará.
Adentro: Ya se pueden ir y no molestar porque si me enfado os voy a apalear.
Afuera: Venimos rendidos desde Nazareth, yo soy carpintero de nombre José.
Adentro: No me importa el nombre déjenme dormir pues que ya les digo que no hemos de abrir.
Afuera: Posada te pido amado casero por sólo una noche la Reina del Cielo.
Adentro: Pues si es una reina quien lo solicita ¿Cómo es que de noche anda tan solita?
Afuera: Mi esposa es María, es Reina del Cielo, y madre va ha ser del Divino Verbo.
Adentro: ¿Eres tu José? ¿Tu esposa es María? Entren peregrinos no los conocía.
Afuera: Dios pague, señores vuestra caridad y os colme el Cielo de Felicidad.
Adentro: Dichosa la casa que alberga este día a la Virgen Pura, la hermosa María.
TODOS:
Entren santos peregrinos, peregrinos,
Reciban este rincón,
Que aunque es pobre la morada, la morada,
Os la doy de corazón.


Cantemos con alegría, alegría,
Todos al considerar,
Que Jesús, José y María y María
Nos vinieron hoy a honrar.


Mientras entran los peregrinos con todas las personas que los acompañan, se entonan coplas de animación e invitación para la siguiente actividad que son las piñatas.
Ándale Tere no te dilates
Con la canasta de los cacahuates.
Ándale Moy sal del rincón
Con la canasta de la colación. Echen confites y canelones
Pa´ los muchachos que son muy tragones.
No quiero oro ni quiero plata
Yo lo que quiero es romper la piñata.
Después de que entran los Peregrinos se da comienzo a la fiesta, que no por ser fiesta está libre de enseñanzas doctrinales y simbolismos.

Se procede a romper la piñata cuya figura más tradicional es una estrella de siete picos. Estos picos simbolizan los 7 pecados capitales y en general la piñata significa el mal que siempre se nos presenta colorido, muy apetecible y atractivo. A las personas que pasan a pegarle a la piñata se les venda los ojos como símbolo de la ceguera que nos atrae hacia el pecado. Se nos proporciona un palo para pegarle que es la figura de la Fe que con fuerza golpea al pecado hasta vencerlo.
Mientras la persona está golpeando la piñata, los demás participantes de la fiesta le gritan frases aconsejando dónde debe golpear: “arriba, arriba”; “abajo”, “atrás”; “ahí, ahí, pégale, pégale fuerte” y éstos representan a todas las personas que en su momento nos aconsejan y advierten de los peligros del pecado. También se entonan algunos cantos para romper la piñata. Los más tradicionales son:
Dale, dale, dale
No pierdas el tino
Porque si lo pierdes
Pierdes el camino


Dale, dale, dale
no pierdas el tino
mide la distancia
que hay en el camino Dale, dale, dale
No pierdas el tino,
Sigue las señales
Que hay en el camino.


Dale, dale, dale
Dale y no le dio
Quítenle la venda
Porque sigo yo.


Mientras la piñata no se rompa, los invitados continúan pasando con los ojos vendados a pegarle a la piñata.
Esta estrella de 7 picos está rellena de fruta y caramelos que, mientras están en su interior son símbolos de las tentaciones que implican la riqueza y los placeres terrenales. Una vez rota la piñata, el contenido de la misma era la representación del premio a los participantes por ser fieles a su fe y simbolizan las gracias que nos caen del cielo cada vez que vencemos al pecado. Así que cuando por fin se rompe la piñata, todos los premios que la llenan caen en cascada encendiendo al ánimo y la alegría de los participantes.
En estos tiempos modernos, la tradición de las posadas, sólo se quedó en el nombre, puesto que ahora, difícilmente se escucha cantar las letanías en las fiestas de los jóvenes y sólo se organiza la posada para bailar, echar relajo y tomar bebidas alcohólicas. Llevando piñatas en múltiples formas menos la tradicional. De tal manera que nunca falta la Barbie, el Hombre Araña, el Chavo del 8, los backyardigans, etc.
Sólo unas pocas veces, en las posadas netamente familiares, se alcanza a escuchar los cantos tradicionales.

lunes, 14 de diciembre de 2009

¿DÓNDE ESTÁ EL NIÑO JESÚS?


Hace unas semanas encontré esta historia entre un montón grande de papeles que solíamos utilizar en nuestro querido grupo de oración. Este día lo he transcrito tal cual lo encontré.
Espero que sea de su agrado y utilidad la siguiente historia.

¿Un nacimiento sin el Niño Jesús?
Cada Navidad coloco con orgullo uno en mi hogar. Para mí es un recuerdo de una Navidad en que compré un nacimiento roto.

Yo estaba amargada y descorazonada aquel año, porque mis padres, después de 36 años de matrimonio, se estaban divorciando. No podía aceptar su decisión de separarse. Mis pensamientos estaban constantemente llenos de recuerdos de mi infancia: enormes árboles de Navidad, decoraciones brillantes, regalos especiales y el amor que compartimos como  una familia unida. Cada vez que pensaba en aquellos momentos estallaba en lágrimas, pensando que nunca volvería a sentir el espíritu de la Navidad otra vez. Pero por mis hijos, decidí hacer un esfuerzo y me uní a los compradores de último minuto.

Entre tropezones, empellones y quejidos, la gente tomaba cosas de las repisas y los estantes. Las luces y los adornos para el árbol de Navidad asomaban de las cajas abiertas y las pocas muñecas y muñecos de peluche que estaban en las casi vacías repisas me recordaban a los huérfanos abandonados. Un pequeño nacimiento había caído al piso frente a mi carrito de compras y me detuve para ponerlo en la repisa.

Después de ver la interminable fila para pagar, decidí que no valía la pena el esfuerzo; y ya me había hecho a la idea de irme cuando repentinamente escuché una voz fuerte y chillona al otro lado del anaquel.

- ¡Sara! ¡Sácate eso de la boca ahora mismo o te voy  a dar una bofetada!
- ¡Pero mamita! ¡No me lo estoy metiendo en la boca! ¿Ves mamá? ¡Le estoy besando! ¡Mira mamita es un niñito Jesús!
- ¡Bueno, no me importa lo que sea! ¡Colócalo en su lugar ahora mismo! ¿Me oíste?
- Pero ven a ver mamita –insistía la niña-. Está todo roto. ¡Es un pequeño pesebre y el niñito Jesús se rompió!

Mientras escuchaba esto, me descubrí sonriendo y queriendo ver a la pequeña que había besado al Niño Jesús.

Tenía como cuatro o cinco años de edad y no iba adecuadamente vestida para este clima húmedo y frio. Sus trenzas estaban atadas con pedazos de estambre de colores, haciéndola lucir alegre a pesar de su andrajoso atuendo.

Con renuencia, dirigió la mirada hacia su madre. No estaba prestando ninguna atención a la niña, sino que buscaba ansiosa las etiquetas de los abrigos de invierno en el estante de ofertas. Ella también vestía andrajosamente y sus rotos y sucios tenis estaban mojados por la nieve que se había derretido.

- ¡Mamita! –Le decía la niña-, ¿no podemos comparar este Niñito Jesús? Podríamos ponerlo en la mesa, junto al sofá y podríamos…
- ¡Te dije que soltaras eso! –Interrumpió la madre- ¡Ven aquí inmediatamente o voy  a darte una paliza! ¿Me oíste?

Enojada, la mujer fue tras la niña. Yo me di la vuelta no queriendo ver lo que esperaba: que castigara a la niña como había amenazado.

Pasaron unos segundos. No hubo movimiento ni regaños; sólo un completo silencio. Confundida, esperé nuevamente y me sorprendí al ver a la madre arrodillada sobre el piso sucio y mojado, apretando a la niña contra su cuerpo tembloroso. Trataba de decir algo, pero solo podía emitir un desesperado sollozo.

-¡No llores mamita! –Suplicaba la niña-. Poniendo sus brazos alrededor de su madre, se disculpaba por su comportamiento. –siento haberme portado mal en esta tienda. ¡Te prometo que no pediré nada más! Ya no quiero a ese Niñito Jesús. ¡De verdad que no lo quiero! Mira, lo pondré en el pesebre. ¡Por favor, no llores más mamita!

-¡Yo también lo siento cariño! –respondió la madre finalmente-. Tú sabes que no tengo suficiente dinero para comprar nada extra en este momento. Solo estoy llorando porque quisiera poder hacerlo, por ser Navidad, y todo eso, pero te apuesto que en la mañana de Navidad, si prometes ser una niña buena, encontrarás esa vajillita que pediste hace tiempo, y quizá el próximo año tendremos un árbol de Navidad de verdad. ¿Qué te parece?

-¿sabes qué mami? –dijo la niña animadamente-. En realidad ya no quiero este Niñito Jesús. ¿Sabes por qué? Porque mi maestra del catecismo dice que Jesús realmente vive en tu corazón. Estoy contenta de que Él viva en mi corazón. ¿Tú no mamá?

Miré cómo la niña tomaba a su madre de la mano y juntas caminaban hacia la salida de la tienda. Sus palabras simples, dichas con emoción resonaban aun en mi mente: ¡Él vive en mi corazón!
Miré el nacimiento. En ese momento me di cuenta de que un bebé nacido hace dos mil años todavía camina junto a nosotros, haciendo notar su presencia, trabajando para hacernos superar las dificultades de la vida. Si sólo lo dejáramos…

-Gracias Dios mío –comencé a rezar-. Gracias por esa maravillosa niñez llena de recuerdos preciosos y por haber tenido padres que me brindaron un hogar y que me dieron el amor que necesitaba durante los años más importantes de mi vida. Pero más que nada, gracias por darnos a Tu Hijo.

Rápidamente recogí las piezas del nacimiento y me acerqué de inmediato al mostrador. Busqué a una de las dependientas y le pedí que le diera la figura del Niño Jesús a la niñita que estaba a abandonando la tienda con su madre, y le dije que yo pagaría luego. Observé cómo la niñita aceptaba el regalo y luego daba otro beso al Niñito Jesús mientras salía por la puerta.

El pequeño nacimiento roto me recuerda cada año a una niña cuyas simples palabras tocaron mi vida y transformaron mi desesperación en seguridad y alegría.

El Niño Jesús no está, por supuesto; pero cada vez que miro el pesebre vacío sé que puedo contestar a la pregunta:

¿Dónde está el Niño Jesús?
¡Él está en mi corazón!
(desconozco el autor)




Diciembre de 2000
Grupo de Oración
“La Sagrada Familia”

domingo, 13 de diciembre de 2009

LA FLOR DE NOCHEBUENA



 
Su nombre náhuatl es tlazóchitl, que significa “flor que se marchita”. Los aztecas la llamaban cuetlaxóchitl, pues para ellos simbolizaba la sangre de los sacrificios que los indígenas ofrendaban al sol para renovar sus fuerzas.
Esta flor se usó por vez primera en las fiestas navideñas del siglo XVII en Taxco, Guerrero. Un grupo de monjes franciscanos las recolectó de un campo cercano donde crecían de forma silvestre y las utilizaron para adornar y enmarcar la procesión conmemorativa de la Navidad que llamaban “Fiesta del Santo Pesebre” iniciando así una tradición particular en la comunidad. Ellos fueron quienes la bautizaron como “Nochebuena”, porque florece en diciembre.
Acá en México es muy utilizada para adornar las casas y los negocios, y desde finales de noviembre y principios de diciembre se pueden admirar muchísimos puestos en el mercado, llenos de flores de Nochebuena para vender.


sábado, 12 de diciembre de 2009

LOS OJOS DE GUADALUPE




Y hablando de la Morenita del Tepeyac, una de las cosas que más me han llamado la atención son sus ojos. Aquí les dejo un fragmento de la conferencia realizada por P. Jorge Loring
 

(…) El Dr. Aste hizo lo mismo que el Sr. Salinas con unas fotografías, tomadas sin cristal, del ojo de la imagen de la Virgen. El procedimiento consiste en dividir el ojo en cuadrículas de un milímetro cuadrado, y cada cuadrito de éstos en 1.600 cuadrículas de 15 x 15 micrones, por medio de un escáner o microdensitómetro, que es un microscopio electrónico de barrido.

Cada milímetro cuadrado del original queda fragmentado en 25.000 pequeñísimos cuadrados que se amplían 2.500 veces, con lo cual se captan detalles imposibles de captar con un microscopio convencional. El ojo humano capta alrededor de unos treinta tonos grises. Con el microdensitómetro se captan doscientos cincuenta y seis.

Esto hizo con los ojos de la imagen de la Virgen de Guadalupe. Y de esta manera descubrió en una córnea de siete milímetros, al parecer, la escena que la Virgen tenía delante, formada por un grupo de doce personas. Algunos atribuyen al Dr. Aste una interpretación subjetiva de las imágenes. Pero un especialista en análisis de «proceso digital de imágenes» interpreta estas figuras mejor que nosotros. Lo mismo que un médico interpreta una radiografía mejor que nosotros.

El Dr. Aste ve en el ojo de la imagen la cabeza de un español, que fue la primera que descubrió D. Carlos Salinas. También ve el Dr. Aste al indio Juan Diego con un gorro. No es lógico que Juan Diego permaneciera cubierto delante del Obispo, pero tenía las manos ocupadas sujetando la tilma con las rosas, y no pudo quitarse el gorro. En el otro extremo se ve un indio sentado; probablemente algún enfermo o lisiado que fue a pedir socorro al Obispo. En medio se ve la cabeza de un anciano, que podría ser la del Obispo Zumárraga.

La cara del obispo Zumárraga que el Dr. Aste descubre en el ojo de la Virgen se parece a la del obispo Zumárraga en un retrato suyo, pintado al óleo, pintado en 1548

En el grupo aparece la figura de una mujer negra. En un principio pareció ser un error. No era lógico encontrar negros en México en 1531; pero revisando la «Historia de la Iglesia en México», del padre jesuita Mariano Cuevas, se enteró que Zumárraga nombró en su testamento a su sirvienta negra. Es sorprendente que el Dr. Aste descubriera una negra en la escena sin tener conocimiento previo del testamento de Fray Juan de Zumárraga.

Evidentemente que la identificación de las figuras del caballero español, Juan Diego, Zumárraga, etc. deberán ser comprobadas por ulteriores investigaciones, pero hay un hecho indudable: que las escenas gráficas que hay en estos ojos no pueden ser obra de mano humana.

Las imágenes están en los dos ojos y con la conveniente inclinación. El hecho de que en los dos ojos aparezcan las mismas imágenes, excluye toda posibilidad de casualidad. Ni siquiera con la tecnología actual sería posible «pintar» las figuras «rescatadas» por la computadora en una córnea de siete milímetros.

Los estudios científicos realizados en la Virgen de Guadalupe podían terminar con las siguientes conclusiones:

1) Científicamente no se explica la conservación del ayate cuatrocientos cincuenta años, pues lo normal es que no dure más de veinte.
2) Científicamente no se explica cómo no se ha deteriorado la imagen a los cuatrocientos cincuenta años, de los que ciento dieciséis estuvo sin cristal y sometida al contacto de toda clase de objetos.
3) Científicamente no se explica cómo no se destruyó el ayate cuando le cayó ácido nítrico de arriba a abajo.
4) Científicamente no se explica cómo el ayate no sufrió daño alguno cuando la explosión de la bomba del 14 de noviembre de 1921, que destrozó todo lo que había cerca.
5) Científicamente no se explica la diferencia de temperatura entre el ayate y la placa metálica.
6) Científicamente no se explica que esta imagen esté realizada en un lienzo de estas características sin preparación adecuada.
7) Científicamente no se explica cómo es posible que en esta imagen no haya colorante ni animal, ni vegetal, ni mineral, ni sintético.
8) Científicamente no se explica que el ojo de la imagen tenga las características de un ojo humano vivo con el efecto Púrkinje-Sánsom.
9) Científicamente no se explica que en un ojo de siete milímetros aparezcan doce figuras humanas.

Después de todo esto parece lógico concluir que esta imagen no es de origen humano, pues no tiene explicación científica natural. Es lógico pensar en una intervención sobrenatural. Como dijo Pío XII, esta imagen es obra de «pinceles que no son de acá abajo». Humanamente no hay explicación para los interrogantes que presenta.

P. Jorge Loring

viernes, 11 de diciembre de 2009

FELICIDADES MAMÁ


¿No estoy Yo aquí que soy tu Madre?

Este 12 de diciembre festejamos a la Emperatriz de América, la Virgen María de Guadalupe.
Y los mexicanos se desbordan por las calles abarrotando Iglesias para demostrarle su amor a la morenita del Tepeyac.
Desde esta humilde ventanita virtual, le brindo mi cariño y agradecimiento profundo y absoluto.
¡Felicidades Mamá!

miércoles, 9 de diciembre de 2009

BORDADOS DE LA VIDA


Cuando yo reenvío un forward, generalmente no espero que nadie me conteste. Es como muy común que uno recibe el mensaje y ya; lo guarda, lo reenvía, lo borra, etc., pero difícilmente contesta para decir: “estuvo muy divertido”, “no me gustó, no estoy de acuerdo”, “está muy bonito el mensaje, gracias”, etc. pocas personas lo hacen (cuando menos conmigo).
Sin embargo, hace unas semanas envié a mis familiares y amigos un mensaje que tenía muchos meses guardado en mis archivos. Me gusta guardar aquellos que son especiales, originales, que no son del clásico que te llega 20 veces y que a pesar del tiempo, sigue llegando de vez en vez. Éste en particular me gustó cuando llegó y lo guardé.
Pero sucedió algo diferente con este mensaje: me contestaron.
Recibí varias respuestas con comentarios al tema, con pregunta, con agradecimiento. Cosa que no me había sucedido antes. Así que pensé que este mensaje en particular fue especial, por eso quisiera compartirlo también en este espacio y con más amigos todavía.

BORDADOS DE LA VIDA
Cuando yo era niño, mi madre trabajaba mucho cosiendo. Yo me sentaba en el suelo, miraba y preguntaba qué es lo que estaba haciendo. Ella me contestaba que estaba bordando.
Todos los días yo hacía la misma pregunta y ella me contestaba lo mismo. Observaba su trabajo desde una posición debajo de donde ella se encontraba sentada y repetía: -mamá, ¿qué es lo que estás haciendo?
Le decía que desde donde yo miraba, lo que estaba haciendo me parecía muy extraño y confuso. Era un amontonado de nudos e hilos de diferentes colores, largos, cortos, unos gruesos y otros finos…yo no entendía nada.
Ella sonreía, miraba hacia mí y de manera amable me decía:
-hijo, sal a jugar, y en cuanto termine mi trabajo yo te llamaré y te cogeré en mis brazos y dejaré que veas el trabajo desde mi posición.
Pero yo seguía preguntándome desde abajo donde me encontraba, ¿por qué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y otros claros? ¿Por qué me parecían tan desordenados y enmarañados? ¿Por qué estaban tan llenos de nudos y puntos? ¿Por qué había tantos nudos e hilos enredados entre sí? ¿Por qué no tenían aún forma definida? ¿Por qué tardaba tanto para hacerlo?
Un día, cuando yo estaba afuera, jugando, ella me llamó.
-Hijo, ven aquí para cargarte en mis brazos.
Me levantó y me sorprendí al ver el bordado. ¡No me lo podía creer! Desde abajo me parecía tan confuso, pero desde arriba he podido ver un paisaje maravilloso.
Entonces ella me dijo: -Hijo, desde abajo mi bordado te parecía confuso y desordenado porque tú no veías que en la parte de arriba había un bello diseño…pero ahora, mirando el bordado desde mi posición, tú ya puedes ver qué es lo que yo he estado haciendo.
Muchas veces a lo largo de los años, he mirado hacia el cielo y he dicho: Padre, ¿qué es lo que estás haciendo?
Él parece responder: “Estoy bordando tu vida, hijo”.
Y yo sigo preguntando: Pero lo veo todo tan confuso Padre, todo está desordenado. Hay muchos nudos, situaciones difíciles que no terminan y cosas buenas que pasan rápido. Los hilos son tan oscuros… ¿Por qué no son más brillantes?”.
El Padre, parece decir: -Hijo mío, ocúpate de tu trabajo, relájate… confía en Mí. Yo haré´ mi trabajo. Un día, te llevaré a ti en mis brazos y entonces irás a ver el plan de tu vida desde Mí posición.
A veces no entendemos qué está ocurriendo en nuestras vidas. Las cosas son confusas, no encajan y parece que nada nos sale bien.
Es que estamos mirando el reverso de la vida. Del otro lado, Dios está bordando…
¡Que Dios haga de tu vida un “bordado” precioso!


jueves, 3 de diciembre de 2009

¿SABES A DONDE VAS?


Albert Einstein iba en un tren a un compromiso fuera de la ciudad donde vivía. El conductor paró para picar su billete. Einstein, el gran hombre de ciencia, estaba tan entretenido con su trabajo que no lograba encontrar su billete en su abrigo o la cartera. El conductor le dijo, "Todos sabemos quién usted es, Dr. Einstein. Estoy seguro que usted compró su boleto. No se preocupe. Todo está bien." y siguió a los demás pasajeros para picar los billetes.


Antes de ir al próximo vagón del tren, miró hacia atrás y vio al Dr. Einstein de rodillas mirando por debajo de su asiento tratando de encontrar su billete. El conductor regresó y suavemente dijo, "Dr. Einstein, por favor no se preocupe por el billete. Sé quién es usted." Levantando la vista miró al conductor y dijo, "Yo también sé quién yo soy. ¡Lo que no sé es a dónde voy!"


Cuando somos jóvenes pasamos mucho tiempo buscando nuestra identidad y a lo largo del tiempo creemos haberla encontrado en diversas ocasiones. Le damos mucha importancia y relevancia a saber quiénes somos.

Esto no sólo se limita a la etapa de la juventud, sino que a lo largo de nuestra vida le dedicamos mucho tiempo a esta incansable búsqueda. Sin embargo durante este largo camino, estamos tan ocupados en buscar nuestra identidad que no nos damos cuenta ni por donde vamos avanzando ni los caminos ni veredas que tomamos durante el trayecto.
Si todavía no sabes a dónde se dirige tu vida, dale una oportunidad a Jesús y Él le dará dirección y sentido a tu vida. Solo tienes que pedirlo.

EL CELULAR Y LA BIBLIA




El teléfono celular (móvil para muchos) se ha vuelto un artículo imprescindible para muchos. Las estadísticas nos cuentan que son millones y millones los teléfonos que se venden anualmente y cada vez los hay más sofisticados, así que los usuarios más diestros tratan de ir actualizando sus artículos lo más frecuentemente que pueden.
Sin duda el artículo se ha vuelto necesario, pero con esta obsesión que tiene el ser humano por esclavizarse de las cosas que él mismo inventa, ahora podemos ver no solo a los adolescentes, sino a los adultos pasarse horas y horas enviando mensajitos; otros contratan servicios de noticias para que les lleguen cada cierto tiempo; algunos más sacan provecho de todas las funciones que tiene: reproductor de música, agenda, cámara fotográfica, grabador de video o de voz. En lo particular lo uso más como reloj despertador y como recordatorio de citas o cosas importantes.
En fin, hace algún tiempo me llegó esta reflexión a mi correo y he querido compartirla hoy puesto que puede sernos útil a la hora de necesitar algo mucho más importante que el celular y que nos puede reportar un beneficio para siempre.

¿Te imaginas lo que pasaría si tratáramos a nuestra Biblia como tratamos a nuestro celular?
¿Y si siempre cargáramos nuestra Biblia en el bolsillo o en la cartera?
¿Y si la mirásemos a cada rato durante el día?
¿Y si volviésemos a buscarla cuando la olvidamos en casa o en la oficina?
¿Y si la usásemos para enviar mensajitos a nuestros amigos?
¿Y si la tratásemos como si no pudiéramos vivir sin ella?
¿Y si la usáramos cuando viajamos?
¿Y si la tomamos en caso de emergencia?

        Al contrario del celular, la Biblia no pierde la señal.
        Ella ‘funciona' en cualquier lugar.
No hace falta preocuparse con la falta de crédito porque Jesús ya pago la cuenta y los créditos no tienen fin.

        Y lo mejor de todo: no se cae la línea y la recarga de la batería es de por vida.
“¡Busca al Señor mientras se puede encontrar, invócalo mientras esta cerca!” 
(Is 55:6)*

En ella encontramos algunos teléfonos de emergencia:
Cuando estás triste, marque Juan 14.
Cuando las personas hablen mal de ti, marca Salmo 27. 
Cuando estés nervioso(a), marca Salmo 51.
Cuando estés preocupado(a), marca Mateo 6:19,34.
Cuando estés en peligro, marca Salmo 91.

Cuando Dios parece distante, marca Salmo 63.
Cuando tu fe necesita ser activada, marca Hebreos 11. 
Cuando estas solo(a) y con miedo, marca Salmo 23. 
Cuando seas áspero y crítico, marca 1 Corintios 13.
Para saber el secreto de la felicidad, marca Colosenses 3:12-17.

Cuando te sientas triste y solo(a), marca Romanos 8:31-39.
Cuando quieras paz y descanso, marca Mateo 11:25-30.
Cuando el mundo parece mayor que Dios, marca Salmo 90.

Recibí esta lista de teléfonos de emergencia y me pareció bien compartirla con las personas especiales como tú. 
Anótala en tu agenda, uno de ellos puede ser IMPORTANTE en cualquier MOMENTO de tu VIDA!!!