Google+ Followers

miércoles, 18 de noviembre de 2009

UN HOMBRE VENIDO DE UN MUNDO LEJANO


Parece que se acerca el momento que estamos esperando desde hace 4 años. SS Juan Pablo II será nombrado Venerable en poco menos de un año y esto abre el camino que estoy segura será directo y sólo cuestión de poco tiempo para que tengamos un nuevo Santo en la Iglesia.
La noticia me ha alegrado y estoy confiada en que este hombre que nos ha enamorado a tantos, que ha sido instrumento para dar a conocer a Cristo y que ha sido ejemplo para muchos hombres de estado, será también ejemplo para futuras generaciones.
Por ello comparto en esta ocasión este video acompañado por la letra de la canción. Nunca la había escuchado y me gustó para completar el post.



Homenaje de Amedeo Minghi a  
Su Santidad el Papa Juan Pablo II
1998




Un hombre venido de muy lejos

Un hombre venido de un mundo lejano,
recuerdan sus ojos los campos de grano,
el viento de Auschwitz en su corazón
mientras escribía poesías de amor,
amor que nace desde el alma de un hombre,
por todos los hombres.

Un hombre venido de un mundo lejano,
llevaba el dolor y un libro en sus manos,
alguien disparó y yo aquel día he llorado,
mas todo el mundo se quedó a su lado,
la gente allí su corazón descubre
pues la verdad no muere.

Un hombre que parte, vestido de blanco,
por mil y un países mas nunca cansado,
esconde en sus ojos un dolor profundo,
al ver los caminos errados del mundo,
la guerra y la gente que cambia su vida,
es la verdad perdida...

Va, dulce, grande hombre, va
va, habla de la libertad,
va, donde guerra y hambre sin piedad
han matado hasta la dignidad,
va y recuerda a este corazón.

Que Caín soy también yo.
Del Este ha llegado el toque de corneta,
el mundo se para, algo pasa que cambia,
y el pueblo que grita: "Queremos a Dios,
la libertad es un regalo suyo".

Tú abre los brazos, y animas los hijos
a ser todos hermanos.

Va, dulce, grande hombre, va
va, habla de la libertad,
va, donde el hombre tiene por hermana
solo lepra y moscas en la cara
Va y recuerda a este corazón.

Que Caín soy también yo.



Publicar un comentario