Google+ Followers

jueves, 17 de septiembre de 2009

MAL DE MUCHOS, CONSUELO DE TONTOS


¿Qué tienen en común Tim Tebow, quarterback de fútbol americano para los Florida Gators y los Jonas Brothers, ídolos juveniles del momento? Aparte de su juventud (entre 22 y 17 años), los unen sus declaraciones a la prensa: todos han declarado ser cristianos y además, ser castos y tener intención de llegar así al matrimonio.
Maravillosas y dignas intenciones, viniendo de jóvenes inmersos en dos de los medios más envolventes: los deportes y los espectáculos.
¿En qué otra cosa se parecen? En que todos arrancaron risas, burlas, suspicacias, carcajadas, cuando hicieron sus declaraciones. Pero en particular los Jonas Brothers han sido objeto de burlas y hasta de apuestas. Una cadena radial de USA le ha puesto precio a la virginidad de los chicos, alentando a las chicas a hacer todo lo posible para seducirlos y obtener la maravillosa recompensa de 10 mil dólares. En otros medios de comunicación se han dedicado a poner en duda semejante intención en los chicos, haciéndole ver a sus fans, que “no serían personas normales” si realmente se mantuvieran castos.
Hasta qué grado de decadencia hemos llegado en los medios de comunicación, que abusan de su “libertad de expresión” para proclamar y predicar los falsos valores, metiendo a todas las personas en el mismo saco, devaluando, criticando y poniendo obstáculos a todos aquellos que se atrevan a ser diferentes, con tal de aplastarlos contra el suelo y poniéndolos a su mismo nivel. Y junto con ellos -los caídos-, poniendo a todos los jóvenes que los siguen y que pretenden de alguna manera ser como ellos.
Se comprende entonces que muchos chicos y chicas que quieren tomar esta decisión de aguardar hasta el matrimonio, sientan una ridícula vergüenza y pretendan ser algo que no son con tal de no enfrentarse a las burlas y comentarios de los demás y a esa presión que sabemos todos que existe entre los jóvenes y adolescentes.  Esa presión y comentarios que hacen con tal de que los demás caigan en lo mismo que ellos.
Un ejemplo de estas burlas y esta manera de tirarle piedras hasta que los vean caídos es una canción de un rapero que se hace llamar Jay-z que traducida al español dice:”no yo no soy un Jonas Brothers, yo soy adulto. No, yo no soy virgen, yo uso mis testículos”. Al resaltar que es adulto quiere hacer burla y quiere provocar a los chicos de una manera muy común porque no hay mejor manera de provocar a un adolescente que diciéndole “niño” y no hay mejor manera de hostigarlo  que diciéndole “crece ya, sé adulto, grande, no seas un niño chiquito de mamá” y con esta manera de expresarse, este rapero no hace otra cosa más que demostrar que a pesar de ser un adulto es un tonto inmaduro que no sabe respetar las decisiones de los demás.
Independientemente de que los chicos cumplan su cometido o no; sean honestos o no. La intención que tienen ellos de fomentar los valores y no ser un ejemplo decadente para los adolescentes actuales, tienen mucho valor en estos tiempos de desvergüenza, descaro y libertinaje sexual.
Tal parece que los medios de comunicación, al querer encerrar a todos en el mismo saco pretenden dar vida al famoso dicho popular que dice: “mal de muchos, consuelo de tontos”.










Publicar un comentario