Google+ Followers

sábado, 5 de septiembre de 2009

LA EDUCACIÓN ACTUAL


Hoy quiero compartir en este post, dos mails que me han llegado a mi buzón en los últimos días. Hablan sobre la educación en México, pero me parece que puede ser aplicada a muchos países en el mundo. Ojalá, si alguien me lee en otro país, nos platicara algo sobre las diferencias o semejanzas que encuentre en estos dos relatos.
Hecho:
Un par de niños se enfrascan en un pleito en el interior de la escuela y se retan a la hora de la salida.

1970:
Afuera de la escuela, se forma un grupo numeroso de espectadores, pero los contendientes se la pasan empujándose uno a otro solo lanzándose retos. Al día siguiente se encuentran jugando juntos otra vez

2008:
La directora manda hablar a sus padres y les explica la violencia en la que vive la juventud de hoy en día. Recomienda terapia para ambos niños. Les sugiere a los padres que lean un libro, que se llama: 'como controlar la ira de tus hijos', escrito por la Licenciada Josefina Leroux. Se establece una conferencia magistral de valores en la 'escuela para padres'.

Hecho:
Sonaba el timbre de salida en la escuela

1970:
Salíamos corriendo acalorados a comprar paletas de hielo de sabores que vendía Don Pancho, el señor de la vendimia. Y nos íbamos caminando a casa jugando al trompo o las canicas antes de llegar a comer.

2008:
Las maestras no dejan salir a los niños si sus padres no están afuera con un gafete autorizado y firmado por la directora. Don Pancho, fue cateado por la AFI, buscándole si no es narcomenudista. El departamento de 'pisos' del Municipio, le retiró su carrito de paletas, porque no tiene permiso municipal. Salud Pública le ha prohibido que se establezca a menos de 100 metros alrededor de la escuela.

Hecho:
La maestra está dando clases, y es interrumpido por las burlas de Pepito, 'el payaso del salón'.

1970:
La maestra le zumba dos reglazos en las manos a Pepito y de la oreja lo pone de pie para dejarlo en el rincón por una hora. A la hora de la salida, le dice la maestra a los papás lo que pasó. En casa le dan otra 'calentadita' y lo dejan castigado por una semana. Pepito no vuelve a burlarse de la maestra nunca más.

2008:
La maestra sonriente le dice a Pepito lo inapropiado que es burlarse de la gente, y lo conmina a que no vuelva a suceder. Los papás de Pepito solicitan ver a la Directora, pues la maestra ha traumado a su hijo irreversiblemente, pues le avergonzó por haberle reprendido 'delante' de todos sus compañeros. La maestra va la dirección de educación pública a que la reasignen.

Hecho:
Llega un niño nuevo a la escuela que viene de Campeche. Pepito le dice delante de todos al recién llegado 'prieto'.

1970:
Pepito es parado enfrente para que pida disculpas al niño, y le encargan al día siguiente tres planas de 'Debo respetar a mis compañeros de clase'. Además de llevar una composición de 100 palabras sobre la vida de Benito Juárez. Es la última vez que Pepito molesta al niño.

2008:
La madre del niño va al Noticiero nacional a quejarse del trato racista que se le dio a su hijo. Al día siguiente otro periodista reconocido hace un programa especial llamado 'El racismo sanguinario en México'. El domingo hacen una mesa redonda en Cambios en dónde invitan al Secretario de Educación para hablar de la política educacional equivocada que tiene el gobierno del estado y la desviación de recursos en la construcción de una escuela en la zona marginada. Al día siguiente renuncia el Secretario de Educación. El alcalde de de la ciudad, regala una despensa a la familia y le da una beca para una carrera de mecánico programador fiscalista en la Universidad no sin antes dar un discurso, 'llorando', porque se acuerda como se burlaban sus compañero de la escuela de cómo hablaba.

Hecho:
Es entrega de calificaciones al final de cursos

1970:
Los niños que obtuvieron primer lugar, salen con un diploma que la maestra y la directora entregan delante de todo el grupo y le dan un chocolate de Sanborns. Ponen su fotografía en el cuadro de honor para que sirva de ejemplo a todo el grupo. El niño que reprobó tendrá que repetir el año completo porque no tuvo buen aprovechamiento.

2008:
La boleta que entregan a los papás tienen calificativos de 'Muy Bien'... 'Vas por buen camino', 'Tu puedes'... o unos cuadros con unas caritas sonrientes o tristes. A todos les dan diplomas, que dicen cosas como 'Para el niño más optimista del salón'. Nunca se sabe quién sacó el primer lugar. Y nadie repite el curso.

Hecho:
Es el primer día de clases luego de largas vacaciones. Un niño se unta pegamento en las manos para quedarse pegado en la cama y no ir a la escuela.

1970:
A punta de fregadazos, el papá le deja la mitad de la piel en el barandal de la cama y se lo lleva a la escuela a empujones, diciéndole lo mal que se ve que sea un flojo, bueno para nada. El chamaco se tiene que levantar temprano todos los días a partir de ese momento so pena que le repitan la dosis.

2008:
Tiene que ir protección civil a despegarle con cuidado de la cama y no lastimarlo. Sale en todos los noticieros a nivel nacional. Es aplaudido por cuanto "flojo, bueno para nada" existe. Suben un vídeo a youtube que alcanza las 100,000 visitas en unas cuantas horas. El grupo Kappaz de la Sierra le compone un corrido, además de que le invitan a participar en el elenco del Show de los Chicharrines. El chamaco termina por no ir a la escuela ese día, ni al siguiente para atender a los medios que le solicitan entrevistas. Un psicólogo recomienda psicoterapia breve y darle paroxetina 10 mg diarios para controlar su trastorno emocional.
¿En qué momento nos desviamos del camino?
¿Alguien tiene una idea?
OTRO EJEMPLO
La semana pasada compré un producto que costó $158. Le di a la cajera $200 y busqué $8 para evitar recibir más monedas. La cajera tomó el dinero y se quedó mirando la máquina registradora, aparentemente sin saber qué hacer. Intenté explicarle que tenía que darme $50 de cambio, no se convenció y llamó al gerente para que la ayudara. Tenía lágrimas en los ojos mientras que el gerente intentaba explicarle y ella continuaba sin entender cómo era eso de los $8 y del cambio de $50…
¿Por qué les estoy contando esto?
Porque me di cuenta de la evolución de la enseñanza de las matemáticas desde 1950, fue más o menos así:
1. Enseñanza de matemáticas en 1950: Un leñador vende un carro de leña por $100. El costo de producción de ese carro de leña es igual a 4/5 del precio de la venta. ¿Cuál es la ganancia?
2. Enseñanza de matemáticas en 1970: Un leñador vende un carro de leña por $ 100. El costo de producción de ese carro de leña es igual al 80% del precio de la venta. ¿Cuál es la ganancia?
3. Enseñanza de matemáticas en 1980: Un leñador vende un carro de leña por $ 100. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80.
¿Cuál es la ganancia?
4. Enseñanza de matemáticas en 1990: Un leñador vende un carro de leña por $ 100. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80. Escoja la respuesta que indica la ganancia que obtuvo:
( ) $ 20.00 ( ) $40.00 ( ) $60.00 ( ) $80.00 ( ) $100.00
5. Enseñanza de matemáticas en 2000: Un leñador vende un carro de leña por $ 100. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80. La ganancia es de $ 20.00. ¿Es correcto?
( ) Si ( ) No
6. Enseñanza de matemáticas en 2009: Un leñador vende un carro de leña por $ 100. El costo de producción de ese carro de leña es de $ 80. Si Ud. sabe leer coloque una X en los $ 20.00 que representan la ganancia.
( ) $ 20.00 ( ) $40.00 ( ) $60.00 ( ) $80.00 ( ) $100.00
A TÍTULO PERSONAL
Parece divertido, pero en realidad no lo es. Aún cuando tiene casi 8 años que no ejerzo, a mí ya me tocó elaborar exámenes con opción múltiple, llenado de paréntesis, relacionar con líneas, etc. Y lo de preguntas abiertas iba quedando en la historia.
El año pasado, la maestra de 1er. Año de primaria de mi hija, me comentó que uno de los niños se había portado muy mal y la desesperó, así que lo mandó sentar en tono enérgico y le dijo que si no se estaba quieto, entonces iba a pedir que lo sacaran de la escuela (esto último fue sólo para “asustar o impresionar” al chamaco, lo cual nunca sucedió). Cuál fue su sorpresa, que 20 minutos después de la hora de salida de los alumnos, se presentó en el salón de clases el padre del niño diciendo que era una persona de lo peor, que cómo se atrevía a amenazar a su hijo y que eso le costaría caro; que le levantaría un reporte en la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado y que sería ella la que tendría que abandonar la escuela. Verídico, tal cual.
Afortunadamente estas cosas nunca me sucedieron a mí cuando fui maestra, pero mi hermana tiene unas anécdotas geniales de cuando dio clases en una de las escuelas más prestigiosas de la ciudad. Con esos chicos “nice”, de padres “nice” que sienten que nadie los merece y que todos deben rendirse a sus pies sin importar los desmanes que hagan o las faltas de respeto y prepotencias que repartan a todo el mundo.
PARA PENSAR
¿Quién nos entiende? Primero nos queremos desentender de nuestros hijos exigiendo cada vez más que sea en la escuela donde aprendan hasta los valores fundamentales que deben ser enseñados en casa, y cuando el maestro se tiene que poner enérgico para hacer entender al alumno que debe guardar compostura, disciplina y respeto para él mismo, para el maestro y sus compañeros, entonces saltamos diciendo que son unos ogros, unos trogloditas que abusan de nuestros querubines y los trauman para toda la vida.
Nos empeñamos en allanar el camino y quitar todos los obstáculos posibles a nuestros hijos para que tengan todo lo que nosotros no tuvimos, que crezcan felices sin que nada les falte, que sean los mejores, pero sin problemas, sin retos, sin esfuerzo. El problema es que nosotros podremos hacer eso si queremos, durante las tres primeras etapas de vida escolar, pero cuando lleguen a la Universidad o cuando tengan que trabajar, estos “querubines, malcriados buenos para nada” ya no tendrán a su papi o a su mami para que vaya a gritarle al jefe que por qué lo humilló o por qué le quitó los clientes que manejaba, o por qué le recortaron el sueldo, o por qué lo despidió.
Hasta qué momento nos va a caer el veinte de que estamos criando una generación sin retos, sin visión, sin motivación, sin metas, que siente que nadie los merece y por eso están dispuestos a tomar lo que quieren sin importar lo que tengan que hacer para lograrlo. Ya sea robar dinero o robar un auto; tener novia para tener sexo o de plano violar a quien no se deje; rayar con grafiti todo edificio o muro que se le antoje sin importar los gastos del dueño, sólo porque “se le antojó y tiene derecho a expresar su opinión como se le venga en gana”.
Y si bien les va y se gradúan con postgrados y más, se convierten en empresarios abusivos que siguen pensando que lo merecen todo y que el gobierno le quiere quitar lo que es suyo, así que se las arreglan para evadir impuestos, no pagar horas extra a sus trabajadores, regatearles hasta el último peso en prestaciones, abusar de la necesidad que tienen del empleo. Aquel chiquillo al que todo berrinche se le celebró y se le dejó pasar, ahora no aguanta que nadie lo contradiga, que nadie haga las cosas mejor que él, que nadie le aplauda sus niñerías. Ese niño que nunca supo lo que era la competencia sana ni una calificación justa, ya fuera de 10 o de 5, ahora se retuerce cuando alguien le califica el trabajo de mediocre.
Esta es la niñez y juventud que estamos criando hoy. Serán los adultos del mañana y seguramente, cuando seamos viejitos seguiremos quejándonos de ellos.
Publicar un comentario