Google+ Followers

sábado, 19 de septiembre de 2009

COMO NIÑOS



 
A veces se me olvida cómo hacer oración. A veces me encuentro ideando palabras nuevas que expresen mejor lo que quiero decir, que le den frescura a mi oración, que me hagan pensar y sentir que no estoy diciendo lo mismo de siempre.
Sin embargo mi hija mayor (7 años), que ha empezado a ir al catecismo este mes, me ha enseñado una hermosa lección en su primer día.
No digo más, creo que no hace falta, transcribo su primera tarea: hacer una oración a Dios.
“Padre, yo sí creo en ti, yo sí te quiero,
yo sí confío en ti porque Tú me creaste
y Tú me cuidas
y Tú siempre me vas a querer mucho
y yo también te quiero a Ti y muchísimo”.

¿Le hará falta algo más a Dios?
¿Nos hará falta decir algo más a nosotros?


Publicar un comentario