Google+ Followers

sábado, 4 de enero de 2014

TE PERDONO, PERO NO OLVIDO



“Yo perdono pero no olvido” Lo decimos con soberbia, con orgullo desmedido y hasta con rencor; incluso algunas veces, hasta con velo de amenaza:
-        mantente alerta, porque en el momento en que menos te lo esperes vendrá mi revancha.
Sin embargo, a estas alturas ya muchos sabemos que esa clase de “perdón” no es aquella enseñada por Jesús en el Evangelio según San Mateo 18, 21 y 22, donde nos dice, por medio de las palabras a Pedro, que debemos perdonar a nuestros enemigos hasta 70 veces 7, es decir, siempre.
Pero entonces ¿qué hacemos con esta memoria que nos traiciona a cada momento y se acuerda sin que lo queramos de  momentos y personas que nos han hecho daño en nuestras vidas?
Desde hace mucho aprendí que la memoria nos traiciona en el momento menos indicado y es por eso que la imagen de perdonar 70 veces 7 me viene a la mente cada vez que esto sucede. Perdonar es una decisión, no un sentimiento. No podemos esperar sentir bonito cuando perdonemos ni tampoco eliminar todo recuerdo de nuestra memoria. Habrá veces en que un mismo acto, una misma persona deberán ser perdonados varias veces, porque nuestro proceso de perdón es lento o imperfecto, pero si no pedimos ayuda a Dios para esto, entonces será no solo difícil, sino imposible.








Acá les comparto unas palabras que me encontré en Facebook, y que hablan sobre lo mismo.

Perdonar es recordar sin dolor. Cuando perdono, aunque recuerdo lo que me hiciste, ya no tengo que echártelo en cara porque ya no me duele. Puedo perdonar al que me dañó sin que me lo pida, lo que no puedo hacer es olvidarme de sus acciones...... Perdonar es recuperar la paz perdida, es comprender que no puedo permitir que otro me siga dañando cada vez que me acuerdo de lo sucedido. El que perdona no es un bobo, al contrario, es ser inteligente y consciente de que el odio y el resentimiento destruyen solo a la persona que lo siente.... Recuerda algo: "El perdón no es un sentimiento, es una decisión"


Entonces, básicamente la frase “Te perdono, pero no olvido” contiene verdad, el problema es que hemos sido nosotros quienes le hemos ido dado connotación diferente, sazonándola con pizcas de arrogancia, desprecio y hasta intimidación hacia nuestros hermanos.
Publicar un comentario