Google+ Followers

viernes, 26 de noviembre de 2010

DIVORCIO: PROBLEMA DE TODOS

Mi hija me preguntó hace poco -no sin cierta angustia- “Mamá, tú y papá nunca se van a divorciar?”
Tal como lo aprendí hace mucho tiempo, en lugar de soltarme a dar toda una retahíla de explicaciones, primero pregunté: “¿Por qué la pregunta hija?” y entonces fue ella quien me contó todo lo que uno de sus compañeritos le relató algún día: el chico es hijo de padres divorciados, pero no sólo eso, sino que su papá ha tenido problemas con el alcohol y éste ha sido el motivo de divorcio. El chico sufrió lo que todo chico sufre cuando su papá es presa de semejante vicio y encima sufrió también la separación de sus padres. Ahora mamá está casada nuevamente y el chico tiene un “nuevo papá” (palabras textuales).
Mi niña me transmitió cierta angustia por no pasar lo mismo que su amigo, aunque me compartió que él le dijo que ahora estaba un poco mejor y que su papá ya no bebía.
Sin embargo, hoy nuevamente me dijo algo, ahora acerca de otra de sus compañeras, que también tiene a sus papás divorciados y le platicó que tenía una madrastra y tres padrastros (¿?).  “¿Y por qué tiene tres padrastros?”, pregunté yo, pensando quizá que la señora se había casado varias veces. “Porque su mamá ha tenido un novio viviendo en su casa y luego se va; otro novio viviendo en su casa y luego se va; y ahora está con otro novio”. (¡¡¡!!!) Espero que mi cara no haya demostrado mucha sorpresa, pero mi hija sí demostró cierta confusión, sobre todo porque para ella es nuevo el concepto de “Novio viviendo en casa, sin estar casados”.
Es increíble el porcentaje de hijos con padres divorciados que tenemos en nuestras escuelas. Y la de problemas que esto trae a los chicos y a la sociedad en general. El divorcio es problema de dos, pero nos afecta a todos.
Publicar un comentario