Google+ Followers

viernes, 9 de julio de 2010

37. LOS QUE SE AMAN, ORAN JUNTOS.

El desafío del amor
Pregúntale a tu cónyuge si pueden comenzar a orar juntos. Decidan cuál es el mejor momento para hacerlo, ya sea por la mañana, a la hora de almorzar o antes de irse a dormir. Usen este tiempo para confiarle al Señor las inquietudes, los desacuerdos y las necesidades. No olviden darle gracias por su provisión y sus bendiciones. Aun si tu cónyuge se niega a hacerlo, decide pasar este momento diario en oración a solas.

Así mismo yo les digo: si en la tierra dos de ustedes se ponen de acuerdo para pedir alguna cosa, mi Padre Celestial se los concederá. Pues donde están dos o más reunidos en Mi Nombre, allí estoy yo, en medio de ellos.
Mateo 18, 19-20
Publicar un comentario