Google+ Followers

viernes, 8 de enero de 2010

¡¡ POR FIN REGRESÉ !!


¡Por fin regresé! Los saludo a todos con mucho afecto. Les he extrañado mucho, aunque de vez en vez leía uno que otro de sus posts.
El asunto es que, aunque nunca pretendí tomar vacaciones de la bitácora, inexplicablemente no encontré el tiempo para poder escribir. Tal vez tengan algo que ver los dos pingos que tengo en casa y que no me permiten leer más de dos renglones juntos de ninguna página, ahora mucho menos de escribir y concentrarme en algo.
Bueno, una vez dando las explicaciones pertinentes y echando la culpa sobre otros hombros que no sean los míos  =)  me propongo platicarles cómo hemos terminado el 2009 y comenzado el 2010.

Primero que nada hemos pasado una época de posadas un poco más movidita que la del año pasado, cuando apenas nos estábamos ambientando y mis hijas no conocían a muchos amiguitos. Este año fue distinto, desde el día 16 no paramos; entre las escuelas, la familia, la iglesia, los amigos, teníamos más caramelos en casa que la propia tienda. Mis hijas se divirtieron como enanas con tanta piñata, niños, cantos, caramelos y juegos.
La Navidad no se quedó atrás; comenzamos contentos pues mi cuñado pudo venir a pasarla con nosotros, después que no lo habíamos visto por un espacio muy prolongado a causa de su trabajo. Así que la familia estaría completa este año.
Arrullamos al Niño Jesús, cantamos villancicos, intercambiamos regalitos y mis hijas prepararon un canto que fue la delicia del momento.
Hasta aquí todo ha ido perfecto y hasta cierto punto dentro de lo planeado, pero en fin de año fue algo diferente. Tuvimos una sorpresa, una gran y hermosa sorpresa. El día 1 de enero nació mi segundo sobrino-nieto (¡qué fuerte se oye eso!). Y bueno, nos tomó totalmente por sorpresa sorpresiva ja, ja, ja. Puso a correr a sus abuelos (mi hermano y mi cuñada) y a rezar hasta a los que menos lo acostumbran, ya que la situación fue un poco delicada. Afortunadamente después de casi 3 días en el hospital, mi sobrina ya está en casa con el pequeño bebé. Una gran sorpresa, una gran bendición.
Y tal como dice Arcendo (te envié un abrazo con Ángel) unos vienen y otros se van, y este angelito ha llegado a la familia sin tocar a la puerta. Agradezco a todos los amigos que se unieron a mí en oración cuando la situación era crítica y se mantuvieron en contacto conmigo por medio del Facebook.
Pues ahora sí, creo que no habrá más vacaciones. Les mando a todos un gran abrazo, acompañado de los mejores deseos para este nuevo año que comienza.
Publicar un comentario