Google+ Followers

jueves, 2 de mayo de 2013

QUIÉN ENTIENDE A LAS MUJERES




Mujer: ¿A dónde vas?



Hombre: Salgo un rato




Mujer: ¿Te llevas el auto?



H: Sip



M: ¿Tiene gasolina?



H: Si, ya le puse.



M: ¿Vas a tardar mucho?



H: No, una horita más o menos



M: ¿A dónde vas?



H: No sé... por ahí... a dar una vuelta



M: Y... ¿no prefieres ir caminando?



H: No, me voy en el auto



M: ¿Me traes un helado?



H: ¿De qué lo quieres?



M: De limón



H: Bien, de regreso paso a la heladería y te lo traigo



Mujer: ¡¿De regreso?!



H: ¡Sí!... porque si no se derrite



M: ¿Por qué no vas ahora, vuelves y me lo dejas?



H: Mejor a la vuelta... va a ser mejor



M: ¡Ta...!



H: Cuando vuelva tomamos el helado juntos



M: Pero no te gusta el mango



H: Me compro otro



M: ¡Trae de vainilla!



H: Tampoco me gusta la vainilla



M: ¡Trae de chocolate entonces!, que nos gusta a los dos



H: ¡Ok!... besos, vuelvo en un rato



M: ¡Oye...!



H: ¡¿Qué?!



M: Mejor chocolate no... ¡Trae fresa!



H: ¡No me gusta la fresa!



M: Entonces tráeme limón a mí y tú el que quieras



H: Fue lo que dije desde el principio...



M: ¿Estas siendo irónico?



H: nop... me voy...



M: ¡Dame un beso!



H: bueno... (beso)



M: ¿Vas en tu auto o en el mío?



H: En el mío



M: Usa el mío, tiene cd. El tuyo no...



H: No quiero oír música, voy a despejarme un poco...



M: ¿Necesitas despejarte?



H: ¡No sé!... Cuando regreso te digo.



M: ¡No tardes!



H: No tardo... (Abre la puerta)



M: ¡Amor...!



H: ¡¿Y ahora qué?!.....



M: ¡Uuuyyy! ¡Que grosero!...



H: Amor... ¡Estoy intentando irme y no me dejas!



M: ¿Por qué quieres ir solo? ¿Te vas a encontrar con alguien?



H: ¡¿Qué quieres decir?!



M: ¡Nada, nada...! olvídalo...





H: ¡Ven acá! (cariñoso)... ¿Crees que te estoy engañando con alguien?



M: ¡No... claro que no!... pero ya sabes cómo son...



H: ¿Cómo son qué?



M: ¡Los hombres!



H: ¿Estás generalizando o estás hablando de mí?



M: Estoy generalizando



H: Entonces no me lo apliques. Sabes que no te haría algo así.





M: Está bien... vete entonces.



H: Ya me fui.



M: Oye...



H: ¡AY POR DIOS!... ¡¿Qué?!



M: Llévate el celular...



H: ¿Para qué?... ¿Para que me estés llamando constantemente?



M: ¡No!... Por si pasa algo.



H: No te preocupes...



M: ¡Ok, ok...! Perdóname por la desconfianza... ¡Es que te extraño!



H: Está bien. No quise contestarte así. ¡Te amo!



M: ¡Yo también!



M: ¿Puedo usar tu celular?



H: ¿Para qué?



M: ...¡Los jueguitos!



H: ¿Quieres mi celular para jugar?



Mujer: Sip



H: Usa la computadora, hay un montón de juegos ahí.



M: No entiendo ese aparato...



H: ¿Y para qué me hiciste que te la comprara el mes pasado?



M: No importa... entonces llévate el celular porque si no lo voy a usar.



H: Úsalo... no hay nada importante en él.



M: ¿Si?...



H: ¡Sí!



M: ¿Dónde está?



H: ¿Qué cosa?



M: ¡Lo que debería estar en el celular y no está!



H: ¡¿Qué?!



M: ¡Nada!... ¡Olvídalo!



H: ¿Estás nerviosa?



M: No, no estoy.



H: ¡...Entonces me voy!



M: ¡Amor....!



H: ¡¡¿¿QueeeeEEEEÉ!!??



M: ¡Ya no quiero helado!



H: ¡¿Ah no?!



M: ¡No!



H: ¡Entonces ya no voy a salir!



M: ¿Ah si?



H: ¡Sí!



M: ¿Entonces te quedas conmigo?



H: ¡No!, ¡Me aburriste. Me voy a dormir!



M: ¿Estás nervioso?



H: ¡Sí!



M: ¿Y por qué mejor no te vas a dar una vuelta para despejarte?
Publicar un comentario