Google+ Followers

martes, 7 de diciembre de 2010

OTRA DE AUTOBUSES

La otra vez iba yo a subir al camión para ir a la escuela, y al querer abordar apenas el primer escalón, mero y me voy para atrás. Perdí el equilibrio porque me ganó el peso hacia atrás. Y sí, bueno, mi peso específico influye ¿verdad?, también lo hacía el peso de mi portafolios que iba lleno de libros, papeles, la computadora, etc. Sin embargo después de que por fin logré subir y alcanzar un lugar para poder resollar, me puse a pensar por qué era la primera vez que me sucedía algo así y conforme fue avanzando la unidad y recogiendo mas pasaje me di cuenta que el primer escalón era sumamente alto y que no solo a mí, sino a cada uno de los pasajeros le significaba un triunfo acceder a la unidad.
Esto me hizo caer en la cuenta de que en mi ciudad los autobuses no son accesibles a personas con discapacidad ¿será mucho pedir? Y bueno, como ya lo platiqué al principio, al ser muchos los dueños de las líneas de transporte, pues no cualquiera se anima a hacer el gasto para poner autobuses accesibles, pero ¿entonces? ¿Hasta cuándo? Y ¿qué harán las personas de  la tercera edad para poder subir a estas unidades?
Publicar un comentario